2013
09.13

Uno de los argumentos recurrentes que se suelen utilizar cuando le hablan a un alicantino del controvertido trasvase Tajo-Segura (supongo que por desconocimiento e ignorancia) suele ser que “si no tenéis agua, pues cultivad esparto”, donde dan por hecho que la huerta que riega el curso bajo del Segura surgió a partir de la década de los ochenta del siglo pasado a raíz de dicho trasvase y que antes esta zona del sureste alicantino era una especie de desierto donde no se podía cultivar nada más que secano, zarzas y esparto, cultivo éste último que si bien no necesita mucha agua en su cultivo sí es imprescindible grandes cantidades de agua para el “cocido” del mismo y la obtención de las fibras.

Y nada más lejos de la realidad. La huerta de la Vega Baja del Segura es el resultado de la acción del hombre, convirtiendo marismas y almarjales que rodeaban al río Segura y que eran provocados por la propia dinámica del río y las características del subsuelo en terrenos donde poder cultivar y vivir, gracias a una gestión del agua iniciada por los romanos, mejorada por los musulmanes y conservada en la recoquista, gracias a su singular y eficaz naturaleza, por Alfonso X. Como describe el botánico y naturalista Antonio José de Cavanilles en sus “Observaciones sobre la historia natural, geografía, agricultura, población y frutos del reino de Valencia” (1797):

“Llámase huerta de Orihuela aquel recinto que tiene al sur los cerros y montes que desde Guardamar siguen hacia Murcia, al oriente el mar Mediterráneo y término de Elche, al norte los montes de Orihuela y Callosa hasta confinar con Crevillént, y al poniente la huerta de Murcia… Su suelo es llano, progresivamente más baxo hácia levante, donde hay trechos hondos que el rio inunda en sus avenidas, y cubre de arenas estériles: son estos en bastante número, pero inferior al de los pingües, cuya bondad es más notable en las cercanías de la ciudad, y la tierra compuesta de marga con algunas arenas hasta la profundidad de tres ó mas pies, descansando allí sobre un grueso banco de greda tan compacta, que impide la infiltración ulterior de las aguas”

Y para ello se conformó un complejo sistema de riegos y drenajes, donde se canalizaba el agua desde el río mediante acequias, arrobas e hijuelas hasta las tierras a regar (lo que se denomina “aguas vivas”) y que los drenajes, sobrantes del riego, mediante azarbes, azarbetas y escorredores (“aguas muertas”) volvían, en principio, de nuevo al río o se convertían de nuevo en aguas vivas cuando regaban otras tierras antes de volver a la red de drenaje y de nuevo al río (a veces hasta tres veces más antes de volver al cauce). Este intrincado pero eficaz sistema de reutilización de las aguas del río se describe en el siglo XIX por el abogado y alcalde de Orihuela en 1822, Juan Roca de Togores y Alburquerque en sus “Memorias sobre los riegos de la huerta de Orihuelaen 1832:

“fluyendo al río vuelven a extraerse por medio de nuevas y sucesivas presas… con esta alternativa de aguas vivas y muertas llegan los cauces hasta las inmediaciones del mar […] si el caudal del Segura no se fuera rehaciendo con tales alternativas de recibir abajo, aunque con grande menoscabo, lo que se le extrajo arriba, y no fuesen aprovechándose las aguas con esta especie de circulación, sería muy corto el número de tahúllas que disfrutarían del beneficio de los riegos”

El jurista Pascual Madoz Ibáñez, autor de la obra magna “Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar” donde expresa de forma clara como “confuso laberinto” el sistema de riegos de la huerta y su eminente propósito de reutilización de las aguas del río para poder obtener una riqueza agrícola que de otra forma estaría acotada a una estrecha franja de tierra.

Pero no sólo se maravillaron del complejo sistema de reutilización de las aguas de riego de esta zona los oriundos, si no que también foráneos describieron la huerta de Orihuela. Como ejemplo pongo al viajero y escritor escocés Henry David Inglis, el cual en su obra Spain in 1830 decía esto de la huerta:

“Si deseara impresionar a alguien con una idea favorable del paisaje español, le llevaría desde Murcia a Alicante por Orihuela; porque la belleza y lo novedoso de las vistas de esta ruta son indescriptibles… el valle de Murcia cede en belleza y fertilidad a la Huerta de Orihuela; porque en esta última el agua es más abundante que en aquélla. Creí que el verdor del valle de Murcia no podría ser superado; pero estaba equivocado. Descubrí que la Huerta de Orihuela es más verde aún: y la también mayor variedad de árboles de los que está poblada le dan un nuevo tratamiento de preferencia… dando vistosidad y belleza al encantador paisaje”

O al coleccionista de arte y escritor francés Charles Davillier que en su obra “Viaje por España” (1862), escribió de la huerta de Orihuela que:

“la verde huerta de Orihuela […] un vergel maravillosamente fértil […] [debido a] innumerables cauces de riego que mantienen en este paraíso terrestre una humedad continua y el sol hace lo demás”

De como este sistema de riego que gestionaba de forma eficaz el agua disponible y que aportaba riqueza a la comarca se convirtió en un sistema devorador de recursos hídricos (y hablo sólo de los agrícolas, sin entrar en burbujas inmobiliarias) hablaré en otra entrada. Y si me animo, escribiré otra del funcionamiento pormenorizado del sistema de aguas vivas y muertas que han regado estas tierras durante siglos haciendo de la agricultura un modo de vida y que han ocasionado dichos populares como el de “Ploga o no ploga, blat en Oriola (llueva o no llueva, trigo en Orihuela)”.

Las citas históricas están extraídas de:

  • CANALES MARTÍNEZ, G. “La Huerta del Bajo Segura, paradigma de la cultura del agua”. En: Patrimonio hidráulico y cultura del agua en el Mediterráneo / Gómez Espín, J.Mª., Hervás Avilés, R.Mª. (Coord.). [S.l.] : Fundación Séneca, Regional Campus of International Excellence «Campus Mare Nostrum», Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, 2012. ISBN 978-84-695-3909-5, pp. 265-287 (http://hdl.handle.net/10045/25889)

Answer Questions

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

A %d blogueros les gusta esto: