2013
09.22

Diferentes formas de numerar las calles en el mundo

Esta entrada se publicó el 12 de septiembre de 2013 en la bitácora del Máster Oficial en Valoración, Catastro y Sistemas de Información Territorial que se impartirá a partir de octubre de forma semipresencial en el Campus de Desamparados de Orihuela de la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Seguramente si le preguntaras a alguien como encontrar una determinada edificación en una ciudad española te diría que necesita la calle y el número para ubicarla. La ordenación urbana de las ciudades españolas (salvo excepciones, ya que de forma general cada ciudad puede dictar su propio sistema de numeración), sigue los principios siguientes: las calles se numeran en un lado los números pares (normalmente el derecho desde el comienzo de la calle) y los impares en el contrario. Las calles comienzan en relación de cercanía a un punto característico de casco urbano, como por ejemplo el ayuntamiento, un río o el mar (muy común en el caso de las islas).

Éste es el sistema que se utiliza de forma más común en Europa.

A no ser que estés en Florencia. En esta ciudad la numeración de las calles es algo más compleja ya que hay una numeración para las viviendas particulares y otra para los comercios que sólo se diferencian en el color del número. Las viviendas en negro y los comercios en rojo. Por tanto, en una misma calle, el número 15 negro (15 nero) y el número 15 rojo (15 rosso) no tienen por qué estar ni en el mismo edificio ni a la misma altura de calle.

Algo lioso sí, al igual que en Berlín donde siguen un sistema de numeración en herradura que consiste en iniciar la numeración en una acera de forma consecutiva y al finalizar la calle, cambiar de acera y continuar con la numeración en el sentido inverso de la calle, lo cual puede hacer que te encuentres con que estés en el número 10 y en la acera de enfrente tengas el número 298.

En algunas zonas de Francia y en Estados Unidos de América parece que el método que decidieron adoptar es el de numerar los edificios según la distancia del mismo al inicio de la calle. Puede ser práctico.

Pero para mi, el sistema más funcional sin duda es el que se usa en Argentina. En ciudades de relativa nueva planta como Buenos Aires, su ordenación urbana ha sido bastante ordenada, valga la redundancia, dando como resultado una distribución de las calles cuadriculada. La particularidad del sistema es que las manzanas (allí se denominan cuadras) miden 100 varas (unos 84 metros) con lo que cada manzana de una calle se le asignan números a las viviendas de la centena que le corresponde según si es la primera manzana desde el inicio de la calle, la segunda, etc. Es decir, la primera manzana tiene números del 1 al 100 (pares a un lado e impares al otro de la calle), la segunda del 200 al 299, y así consecutivamente. Esto hace que ciertas avenidas principales crucen todas las calles por una “altura” determinada pudiendo orientarte de una forma mucho más rápida y fiable. Además, si te encuentras en una determinada calle en el número 234 y has de ir al número 628 ya tienes claro que está a cuatro manzanas de distancia. A mi me parece muy fácil y práctico.

Como contrapunto está el sistema que consigue crear un desorden ordenado de edificios en una calle; éste es el sistema japonés: la numeración del edificio depende de cuando ha sido construida la edificación, con lo que no hay forma de saber a priori a qué altura de la calle está ubicado el número 3 o el 4 que a su vez pueden estar uno en cada punta de la misma. ¡La pesadilla de cualquier cartero!

Seguro que hay muchas más particularidades por el mundo a la hora de numerar las calles. Por ejemplo, ¿alguien sabe cómo funciona en este sentido Venecia? ¿Conoces alguna otra? ¡Ponla en los comentarios!

2013
09.13

Una mirada atrás, hacia la huerta de la Vega Baja del Segura

Uno de los argumentos recurrentes que se suelen utilizar cuando le hablan a un alicantino del controvertido trasvase Tajo-Segura (supongo que por desconocimiento e ignorancia) suele ser que “si no tenéis agua, pues cultivad esparto”, donde dan por hecho que la huerta que riega el curso bajo del Segura surgió a partir de la década de los ochenta del siglo pasado a raíz de dicho trasvase y que antes esta zona del sureste alicantino era una especie de desierto donde no se podía cultivar nada más que secano, zarzas y esparto, cultivo éste último que si bien no necesita mucha agua en su cultivo sí es imprescindible grandes cantidades de agua para el “cocido” del mismo y la obtención de las fibras.

Y nada más lejos de la realidad. La huerta de la Vega Baja del Segura es el resultado de la acción del hombre, convirtiendo marismas y almarjales que rodeaban al río Segura y que eran provocados por la propia dinámica del río y las características del subsuelo en terrenos donde poder cultivar y vivir, gracias a una gestión del agua iniciada por los romanos, mejorada por los musulmanes y conservada en la recoquista, gracias a su singular y eficaz naturaleza, por Alfonso X. Como describe el botánico y naturalista Antonio José de Cavanilles en sus “Observaciones sobre la historia natural, geografía, agricultura, población y frutos del reino de Valencia” (1797):

“Llámase huerta de Orihuela aquel recinto que tiene al sur los cerros y montes que desde Guardamar siguen hacia Murcia, al oriente el mar Mediterráneo y término de Elche, al norte los montes de Orihuela y Callosa hasta confinar con Crevillént, y al poniente la huerta de Murcia… Su suelo es llano, progresivamente más baxo hácia levante, donde hay trechos hondos que el rio inunda en sus avenidas, y cubre de arenas estériles: son estos en bastante número, pero inferior al de los pingües, cuya bondad es más notable en las cercanías de la ciudad, y la tierra compuesta de marga con algunas arenas hasta la profundidad de tres ó mas pies, descansando allí sobre un grueso banco de greda tan compacta, que impide la infiltración ulterior de las aguas”

Y para ello se conformó un complejo sistema de riegos y drenajes, donde se canalizaba el agua desde el río mediante acequias, arrobas e hijuelas hasta las tierras a regar (lo que se denomina “aguas vivas”) y que los drenajes, sobrantes del riego, mediante azarbes, azarbetas y escorredores (“aguas muertas”) volvían, en principio, de nuevo al río o se convertían de nuevo en aguas vivas cuando regaban otras tierras antes de volver a la red de drenaje y de nuevo al río (a veces hasta tres veces más antes de volver al cauce). Este intrincado pero eficaz sistema de reutilización de las aguas del río se describe en el siglo XIX por el abogado y alcalde de Orihuela en 1822, Juan Roca de Togores y Alburquerque en sus “Memorias sobre los riegos de la huerta de Orihuelaen 1832:

“fluyendo al río vuelven a extraerse por medio de nuevas y sucesivas presas… con esta alternativa de aguas vivas y muertas llegan los cauces hasta las inmediaciones del mar […] si el caudal del Segura no se fuera rehaciendo con tales alternativas de recibir abajo, aunque con grande menoscabo, lo que se le extrajo arriba, y no fuesen aprovechándose las aguas con esta especie de circulación, sería muy corto el número de tahúllas que disfrutarían del beneficio de los riegos”

El jurista Pascual Madoz Ibáñez, autor de la obra magna “Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar” donde expresa de forma clara como “confuso laberinto” el sistema de riegos de la huerta y su eminente propósito de reutilización de las aguas del río para poder obtener una riqueza agrícola que de otra forma estaría acotada a una estrecha franja de tierra.

Pero no sólo se maravillaron del complejo sistema de reutilización de las aguas de riego de esta zona los oriundos, si no que también foráneos describieron la huerta de Orihuela. Como ejemplo pongo al viajero y escritor escocés Henry David Inglis, el cual en su obra Spain in 1830 decía esto de la huerta:

“Si deseara impresionar a alguien con una idea favorable del paisaje español, le llevaría desde Murcia a Alicante por Orihuela; porque la belleza y lo novedoso de las vistas de esta ruta son indescriptibles… el valle de Murcia cede en belleza y fertilidad a la Huerta de Orihuela; porque en esta última el agua es más abundante que en aquélla. Creí que el verdor del valle de Murcia no podría ser superado; pero estaba equivocado. Descubrí que la Huerta de Orihuela es más verde aún: y la también mayor variedad de árboles de los que está poblada le dan un nuevo tratamiento de preferencia… dando vistosidad y belleza al encantador paisaje”

O al coleccionista de arte y escritor francés Charles Davillier que en su obra “Viaje por España” (1862), escribió de la huerta de Orihuela que:

“la verde huerta de Orihuela […] un vergel maravillosamente fértil […] [debido a] innumerables cauces de riego que mantienen en este paraíso terrestre una humedad continua y el sol hace lo demás”

De como este sistema de riego que gestionaba de forma eficaz el agua disponible y que aportaba riqueza a la comarca se convirtió en un sistema devorador de recursos hídricos (y hablo sólo de los agrícolas, sin entrar en burbujas inmobiliarias) hablaré en otra entrada. Y si me animo, escribiré otra del funcionamiento pormenorizado del sistema de aguas vivas y muertas que han regado estas tierras durante siglos haciendo de la agricultura un modo de vida y que han ocasionado dichos populares como el de “Ploga o no ploga, blat en Oriola (llueva o no llueva, trigo en Orihuela)”.

Las citas históricas están extraídas de:

  • CANALES MARTÍNEZ, G. “La Huerta del Bajo Segura, paradigma de la cultura del agua”. En: Patrimonio hidráulico y cultura del agua en el Mediterráneo / Gómez Espín, J.Mª., Hervás Avilés, R.Mª. (Coord.). [S.l.] : Fundación Séneca, Regional Campus of International Excellence «Campus Mare Nostrum», Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, 2012. ISBN 978-84-695-3909-5, pp. 265-287 (http://hdl.handle.net/10045/25889)

2013
09.06
Esta entrada se publicó el 29 de agosto de 2013 en la bitácora del Máster Oficial en Valoración, Catastro y Sistemas de Información Territorial que se impartirá a partir de octubre de forma semipresencial en el Campus de Desamparados de Orihuela de la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Se acerca el segundo periodo de preinscripción (que estará abierto hasta el próximo 10 de septiembre) del Máster Oficial en Valoración, Catastro y Sistemas de Información Territorial y quizá esta entrada pueda ayudar a alguien a decidirse a matricularse en él en vez de en otro o le puede interesar conocer las razones de otra persona para decidirse, ya que a continuación expongo una docena de razones para matricularte en este máster.

Máster Universitario en Valoración, Catastro y Sistemas de Información Geográfica.

Máster Universitario en Valoración, Catastro y Sistemas de Información Geográfica.

  1. Salida laboral. Éste máster te forma en la práctica de la valoración, el catastro y los sistemas de información territorial tanto para trabajar por cuenta propia como por cuenta ajena, pudiendo ser incluso la acreditación de los conocimientos que has adquirido a través de tu experiencia laboral personal.
  2. Reorientación de mi vida laboral. Este punto es consecuencia del anterior. Pretendo con este máster por una parte acreditar mi experiencia adquirida anteriormente en algunos de los temas de los que trata y además formarme para reorientar mi vida laboral.
  3. Culminación de estudios. Tras cursar mis estudios universitarios y los cursos previos que dan origen al máster, ésta es la forma de cerrar un ciclo formativo.
  4. Dirigido a Ingenieros Agrónomos y Técnicos Agrícolas (entre otros). Considero que está muy enfocado hacia uno de los desempeños de mi carrera universitaria que según mi experiencia personal no es una opción mayoritaria al acabar la misma.
  5. Apoyo total de la Asociación gvSIG. La Asociación gvSIG respalda la formación en el uso de su software aportando soporte técnico y profesorado.
  6. Facilidades de pago. Pues eso, que tal y como está la economía actual, poder pagar hasta en cuatro plazos puede ser muy interesante.
  7. Asignaturas interesantes. Desde las típicas que te esperas en un máster como éste hasta la asignatura de geomarketing, desconocida para mi hasta que me informé sobre el máster.
  8. El plan de estudios. Si las asignaturas son interesantes, el hecho de que puedas cursarlas de forma semipresencial, con jornadas técnicas no obligatorias pero que se retransmitirán por videoconferencia hace que sea muy atractivo cursar el máster. Podrás aprender sin que te suponga una dificultad añadida la distancia al centro de estudios.
  9. El profesorado. Conozco personalmente a alguno de ellos de mi etapa universitaria y otros los conocí a posteriori pero son todos unos fenómenos en su materia.
  10. Por la filosofía del mismo. Los responsables del máster tratarán de que todo el material sea accesible a través de ésta web así como que haya la máxima interacción entre profesores y alumnos fomentando la creación de grupos de trabajo tanto dentro como fuera de la plataforma docente. Un intento de que el conocimiento se democratice y que se pueda lograr la máxima interacción entre los participantes del mismo.
  11. Por la buena experiencia de cursos anteriores. Tras haber realizado el curso de Experto Universitario tenía claro que cursar el máster era una buena opción, tanto por la temática como por los profesores, el material y la interacción con los alumnos.
  12. Por el networking. Porque como he dicho en puntos anteriores la filosofía del máster es potenciar la interacción de los alumnos entre ellos y los profesores logrando que se intercambien impresiones, contactos e ideas que es la base del networking consiguiendo que una vez finalizado los estudios no sólo adquieras conocimientos si no también contactos que te ayuden a obtener conocimientos complementarios o a la aplicación de los mismos.

Si estas razones te han animado como a mí a matricularte en el máster, puedes comenzar el proceso haciendo click aquí.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies