2011
04.29

Hace un tiempo que se implantó el nuevo límite de velocidad en las autovías y autopistas de España. En un principio me mostré crítico, más por la forma de contarlo, por lo cutre que parecía la medida y lo poco efectiva además sobre el consumo de gasolina ya que la medida implicaba la mediación del ciudadano de a pie, que como se ha visto es muy de criticar que le prohíban cosas sin pensar si será bueno o malo. Una detrás de otra traté de comprobar si las críticas eran infundadas o simplemente un análisis superficial de la situación como fue mi caso. Sobre todo cuando leí que la medida no era una medida que hubiese improvisado si no que ya venía contemplada en una ley y además avalada y estudiada por el IDAE, el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía.

¿Por mi seguridad?

Fuente: Hola.com

Lo primero que pensé fue en comprobar si de verdad la medida ahorraba combustible en mi caso por tener un coche con seis marchas y por ciertas informaciones que leí de que los coches modernos, a altas velocidades eran más eficientes y por tanto, consumirían algo menos a 120 que el mismo coche a 110 Km/h. Tras hacer 5 viajes de prueba en el mismo recorrido, que alterna autovía y carretera convencional, combinando la ida y la vuelta entre ir a 110 y a 120 Km/h y sacando las medias de consumo con el ordenador de a bordo del coche he de decir que sí se ahorra. No mucho, pero algo se ahorra. Pasé de 5,9-6,0 litros a los 100Km a 5,5-5,6 litros a los 100Km. Evidentemente mi estudio no era muy fiable, pero algo más que el del periodista que sale a 110 Km/h y cuenta como le pasan hasta los camiones (WTF!? que tienen regulada la velocidad máxima a 90 Km/h), sí que es.

Comprobando esto me asalto una duda; ¿Cómo podría afectar el ahorro personal de alguien en la economía del país? Me pregunté esto porque con muchos de los que hablé del tema me decían eso de “si yo quiero ahorrar pues ahorro, pero si quiero gastarme mi dinero, me lo gasto en lo que quiera“. Cierto, pero la ley es porque el país necesita equilibrar la balanza de pagos que es la diferencia entre lo que se exporta y lo que se importa, que tiene una influencia directa sobre la financiación del estado. Cuando un país compra más de lo que vende tiene que financiar la diferencia con préstamos y ese es el caso de España, que importa más de lo que exporta y sobretodo lo que importa es energía, combustible. Por tanto, el ahorro personal en combustible, teniendo en cuenta el precio del barril de petróleo y las previsibles subidas de este era y es importante. Si aumentan las exportaciones (saliendo de la crisis, p.e.) o baja el precio del petróleo la balanza de pagos se reequilibraría sin ayudas y por tanto podríamos volver a los límites de velocidad anteriores. Por eso la temporalidad de la medida, otra de las críticas a la misma. Si es bueno, porqué es temporal, “ponedlo para siempre” decían lo mismos que se quejaban de que les limitases su libertad por ir 10 Km/h más lento que antes. Ironías.

Por último el argumento estrella es el de siempre con respecto a la DGT. “Es por recaudar“. En algunos temas le doy la razón a esta tesis, como por ejemplo ubicación de ciertos radares, las reducciones en multas por pagar rápido, la implantación del pago por internet, la dirección de correo electrónico donde notificarte las infracciones, etc. En otras no puedo hacerlo. No puedo admitir que sea recaudatorio un límite de velocidad porque nadie te obliga a incumplirlo. Los límites se marcan para un fin, con el que puedes estar de acuerdo o no y en tu mano está el cumplirlo o no. No puedes acusar a nadie si te “pillan” a 150 cuando el límite de la carretera es 110 Km/h. Eres tú el único responsable, ya que Pere Navarro no te pone el límite de velocidad y después te obliga a que vayas más rápido para multarte. Además, ¿recaudatoria? No creo. Teniendo en cuenta que el precio del combustible es en gran parte impuestos, si se reduce el consumo se reduce la recaudación por impuestos. ¿Se compensará con el supuesto aumento de multas? Lo dudaba y se ha confirmado. Como la entrada del carnet por puntos, este tipo de medida tienen un efecto de choque en los usuarios, rápidamente aplicamos la nueva norma por el miedo a que nos pillen e incluso en vez de ir a 110 Km/h muchos reducirían a 100 “por si acaso”. Por eso creo que la medida ha de ser transitoria, porque pasados unos meses el efecto de la novedad se disiparía y volveríamos a saltarnos las normas como siempre.

A esta tesis se unió la de que a 110 Km/h te dormías al volante. En esto he de decir que fue mi padre el que me dejó sin argumentos. Casi literalmente lo que me dijo es que él que iba a 120 Km/h por autovía siempre y no había notado casi nada la diferencia, “eso sereis vosotros que vais normalmente a más de 120 y la diferencia entonces es mucho mayor“. Nada que objetar, tiene razón, si acusas notablemente la diferencia entre la velocidad a la que ibas antes e ir a 110 Km/h, simplemente estás admitiendo qué, como yo, normalmente no circulabas a 120 Km/h, circulabas más rápido y por tanto, estabas haciendo algo ilegal.

¿La conclusión a todo lo anterior?, pues que en realidad no tiene tanto perjuicio y que la norma, salvo por las primeras declaraciones de los responsables políticos que distorsionaron las conclusiones de los técnicos, se está ajustando a lo que los técnicos predijeron. Hemos ahorrado 94 millones de euros y contra todo pronóstico, se han reducido las multas. Y que además de ahorrar en nuestro bolsillo y en el de España, nos hemos ahorrado unas toneladas de CO2.

Sólo se ha visto violado nuestro derecho a que nadie nos tenga que decir lo que tenemos que hacer y lo que no, el resto, bastante bien.

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies