2011
01.02
Paseando por Elche (Alicante), camino de una tetería, me encontré con la siguiente información comercial:
Venta de Hachas para la Noche de Reyes

Venta de Hachas para la Noche de Reyes

Ya estaba asustado pensando que en esta ciudad de más de 300.000 habitantes del levante español se realizaba algún tipo de ritual gore en caso que los niños recibieran esa noche en vez de su tan ansiado juguete un par de calcetines por parte de sus majestades de oriente, cuando una lugareña me sacó de mi error.
Advierto que la explicación es mucho más aburrida que la serie de sucesos que mi imaginación había conformado mezclando filos, vísceras, calcetines y decepción.
Las “hachas” (o como se llaman en realidad; “atxes“) a las que se refería el anuncio de venta es como se llaman a las antorchas que tradicionalmente se encienden en Elche para indicar el camino a los reyes magos y que ningún niño ilicitano se quede sin regalo en la noche de reyes. Están elaboradas con palma seca y recubierta con cedazos que envuelven el tronco de la palmera y que se suelen eliminar con la poda. Una vez envueltas las palmas con el cedazo se ata un cordel y ya están listas para quemar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies