2008
01.30

Melancolía

 
Desde hace un par de días he escuchado esa palabra más veces de lo habitual. Y ocurre con frecuencia que su uso lo asocio al acordarme de mis amigos. Ya ha llegado la fase, en la que tras unos meses desde la última vez que nos vimos, todos empezamos a sentir melancolía y volvemos a tener ganas de vernos.
 
Somos así de extraños, cada uno con su vida, cada uno con su tema pero al final cada uno se acuerda del otro y comienzan los comentarios en blogs, los correos electrónicos y las firmes decisiones de que debemos quedar. Al principio se cumplían, a mediados se conseguían ejecutar tres de cada 10 planes para quedar. Mucho me temo que al final y como dijo una de mis amigas sólo seamos un recuerdo agradable y que el plantearse quedar ni se piense por su imposibilidad.
 
No se nos puede negar que es complicada la relación. Cada uno con su tema y a varios cientos de kilómetros (miles en el caso de alguna) pero los que estamos a sólo 30 tampoco es que nos veamos muy a menudo. Ya se sabe, trabajo, familia y esas cosas y el no poder buscar una horita para dedicarla a un café con amigos que antes tanto bien (o mal cuando cambiabamos el café por los vasos de tubo) nos hacía. Yo siempre he pensado que era porque nos teníamos siempre, es decir, pase el tiempo que pase acabamos quedando y viéndonos y todo es como siempre, es decir, la amistad continúa latente a que el contacto la reviva durante un semestre más como si de un exámen de recuperación se tratase.
 
Pero cada vez más creo que es una excusa como otra cualquiera. Hace tiempo tiempo escribí por aquí que la amistad no caduca pero mucho me temo que si tiene fecha de consumo preferente, y si se llega a ella pasamos a un punto de no retorno a partir del cual todo lo que se haga para recuperarla será infructuoso y se nos atragantará como leche demasiado tiempo abierta en la nevera.
 
Un saludo a todos mis amigos. Todavía os siguo queriendo.
 
Si os rallo me lo decís…
 
 
2008
01.29

Aviso A Navegantes

 
Que le vamos a hacer, hace ya tanto que no escribía por aquí que sinceramente no recordaba lo agradable que puede resultar el soltar tus chorradas por internet. Supongo que a estas alturas todos los que me conocen y más o menos han entrado en este su blog ya saben por donde anda mi vida y que rumbos a tomado en los últimos 6 meses, pero como lo dicho en la anterior frase es cierto pues se ha de reflejar en las ganas que tengo de contar que aparte de mi cambio de trabajo también he cambiado de vida.
 
Desde el 1 de Julio vivo en una casa que me he comprado y que me pago amablemente el banco. La casa está situada en Albatera, que es un pueblo por el cual he pasado mucho cuando trabajaba en Macisvenda y que está cerca del campo que tienen los padres de mi novia. No es por tanto una ciudad desconicida para mi pero no conozco de ella absolutamente nada.
 
En seis meses que vivo allí tampoco ha cambiado mucho la cosa, conozco lo justo y necesario del pueblo ya que no he tenido mucho tiempo de patearmelo y me ha pasado un poco como en Molina de Segura, que aparte de mi manzana pues como que no conocía nada más aunque al ser Albatera un pueblo más tirando al Guardamar que recuerdo de cuando tenía 8 ó 9 años me ha sido más fácil aprendermelo.
 
¿Qué por qué Albatera y no Elche o Guardamar? Pues por el precio de la vivienda y por la relativa cercanía de ambos lugares a Albatera.
 
Ya colgaré fotos de mi casa y ya sabeis también, estais todos invitados/as.
2008
01.28

MAMM La Historia Jamás Contada (y III)

 
… La cosa no pintaba nada bien.
 
Los días comenzaron a sucederse. Más o menos la misma rutina, yo haciendo lo poco que se hacía y él, o durmiendo o hablando por teléfono de empresa con su madre, su familia, mi jefe de Barcelona y mi jefe de Valencia. Al mediodía, después de comer él se hacía la siesta o no y pasaba la tarde hasta que llegaba la noche, donde le hacía el bocadillo de rigor y me taladraba la cabeza con las mismas historias de sus obras (en realidad sólo me hablaba de tres, algunas increibles que no se las creía ni él), de la mili, de su proceso de divorcio, de sus estrategias para hundir a su mujer, así como lo mala persona y lo estúpida que era y me daba lecciones de como vivir, de como debía ser. Después de un par de semanas ya ni le escuchaba, primero porque me aburría la misma historia día tras día, los mismos comentarios a las mismas horas y segundo porque alguien que era un vago recalcitrante, que era capaz de estar engañando a sus jefes con que estaba trabajando duro y engañándome a mi diciendo que les estaba poniendo de mi parte y que si no fuese por él me habrían despedido ya que pensaba que era valios cuando eso era mentira, que él había presionado para la amenaza de despido y si después no me despidieron fue porque él necesitaba a alguien que trabajase por él, no que pensara que yo era valioso, de una persona así más vale no aprender nada y no escuchar nada.
 
Después de ese primer par de semanas en el que yo asimilé como funcionaba el tema decidí que si él era así yo no me iba a esforzar más de lo necesario y que si me querían despedir que me despidiesen, ya que de todas formas estaba vendido y dijese lo que dijese y hablase lo que hablase, el criterio de apoyo a este personaje de mis jefes era indudable. Empecé a llegar tarde los lunes por la mañana a Valencia, por eso y porque lunes sí, lunes no llegar más pronto de las 10:30 era tontería ya que tenía que dejar a su hija que se quedaba con él los fines de semana y el lunes que no era así, un par de ellos me quedé en la calle hasta las 11 ó las 12 ya que él estaba durmiendo y no se había enterado ni de mis llamadas al móvil ni de mis llamadas al telefonillo. Uno de esos días incluso me fui a tomarme el almuerzo y leer el periodico y después de 20 llamadas perdidas, por fin me contestó y pude entrar a su casa. Otro lunes de esos se me descolgó el tipo con que habíamos hecho un esfuerzo muy grande la semana anterior, así que ese lunes no ibamos a hacer nada, que nos lo habíamos ganado. Me quedé pensando que total, yo sólo había hecho 250 km para tocarme los huevos cuando tenía una casa por arreglar y amueblar y una novia que dejaba sola en ella, manda cojones, ese día había llegado a Valencia a las 9:30h.
 
El ambiente comenzó a hacerse irrespirable cuando en un arrebato de una defensa formada por un buen ataque es mejor que nada decidió que debíamos irnos a Barcelona, en mi coche desde Valencia, a terminar allí el trabajo, echándole la culpa de su propia ineptitud a los delineantes de la oficina de Barcelona y diciendo que así él no podía trabajar. Una vez en Barcelona, como todo era una cortina de humo, sólo hicieron falta un par de soplidos para dejar las cosas en su sitio y al irnos al hotel a coger la habitación resulta que no teníamos reserva. Indignado dice que nos volvemos a Valencia, que esto era una tomadura de pelo y que en esta empresa no se sabía ni reservar una habitación de hotel. En una tarde, mi coche se echó a las ruedas más 700km. por la estupidez de esta persona. El hotel estaba reservado de forma correcta para el día que el dijo a la secretaria, es decir, un día después del correcto, el fallo como no, fue suyo. Y como esta miles de situaciones donde sólo me quedaba pensar como mis jefes no se daban cuenta del tipejo que iban poco a poco ascendiendo de jefe de obra a director técnico y que un mes después de irme yo de allí aspiraba ya al puesto de gerente de la empresa, criticando de manera abierta la labor de su entonces jefe al cual peloteaba cuando yo trabajaba allí.
 
En esa época comenzó a hacer habitual el tomarse hasta 6 ó 7 cubatas de J&B con cola sin cafeína por las noches y se hizo el ambiente más insufrible. Cabreado con la situación encima tenía que aguantar que sus lecciones de la vida fuesen con tono recriminatorio, dando a entender que me estaba salvando la vida, que era mi protector, que yo no tenía ni idea de lo que pasaba en las empresas (grandes empresas no esta mierda que él decía) y haciendo juicios de valor sobre como era mi vida sin conocerme y juzgándome, así que, cuando se le contradecía o se le decía que él no me conocía de nada, montaba en cólera y su actitud se volvía agresiva.
 
Esto era el colmo, dije que me iba a un hotel, como en su día me dijo mi jefe de Valencia que iba a estar en el periodo de estancia en Valencia. La siguente semana la pasé en un hotel, subiendo a replantear yo sólo la obra de Mogente con la estación total haciendo de topógrafo, una locura, primero que no era para lo que me habían contratado y segundo que no tenía ni idea y con una solitaria mañana de "clases" de este tipo mal íbamos (cuando desplacé en el replanteo de la conducción la zanja 8m me dije que hasta allí habíamos llegado), mientras él se dedicaba a emborracharse (según me pareció cuando alguna tarde volví a su casa y lo encontré intentando comerse una natilla y metiéndose la cucharada por el moflete o la nariz) y hacer como que estaba enfermo.
 
La semana siguiente yo era un gasto y un caprichoso según mi jefe de Valencia, y por tanto lo del hotel era imposible que siguiese y al pedir una nueva semana, él no sólo no me dijo que no, si no que me remitió a la secretaria de la ofinina para que me lo dijese ella. Encima cobarde. Como yo no le soportaba y la manía del J&B no se le quitaba, incluso la empezó a acompañar con olor a "incienso" en sus cigarrillos (la últimas semanas de estar allí me confesó que algunas de sus escapadas de 15mín. eran a comprar costo), por las noches me pegaba largos paseos por la playa y volvía tarde, dejándole sin cenar muchas noches y destrozandole los nervios a mi novia contándole mis problemas y mis vivencias (si hemos superado esto lo superaremos todo cariño 😉 ). De todas formas esa semana me sirvió para desconectar y centrar mis ideas y tomar la decisión de dejar el trabajo antes de que empezasen las obras, para no hacer mucho daño y en cuanto encontrase otro trabajo por no quedarme sin los ingresos, ya que la hipoteca pasa el cobro puntual todos los meses. Actualicé mi currículum en infojobs, eché en unas cuantas ofertas y le comenté a un par de amigos que me quería ir y que si se enteraban de algo que me lo dijesen.
 
En quince días me salieron dos trabajos y le dije primero a él y luego a mis otros dos jefes que me iba. Primero acepté uno y luego me salió otro (en el que estoy ahora) que fue el que finalmente cogí. Al dar la noticia, indiferencia por parte de mi jefe de Valencia y algo de intriga por parte de mi jefe de Barcelona pero nada que no esperase. Les dije que me iba en un mes pero como casi todo lo que hice en esa empresa al lado de este personaje quedó manipulado por él y según me enteré al poco tiempo, él me había convencido de quedarme hasta final de agosto porque yo me quería ir de manera instantánea. Otra mentira más, otro engaño más.
 
Abandoné la empresa en la que tanta ilusión había depositado, consciente de mi parte de culpa en la situción al no saber dar a entender que era lo que realmente ocurría, pero la verdad es que un compañero, contratado a principios de agosto, se diese cuenta de lo mismo lo dijese, nadie le hiciese caso y se fuese de la empresa tan sólo 15 días después de mi, un poco me consuela.  Así que me fui esperando que este tipejo fuese destapado y puesto en evidencia por su propia forma de ser o por alguien con más cojones que yo de decir lo que realmente pasa, que no se dejase amilanar por este personaje y que le quite la venda a mis ex-jefes. Casi imposible.
 
A quién lea esto fuera de mi grupo de amigos y familiares (ellos ya lo saben) lo peor de todo es que la empresa es sí, es muy buena, tanto en lo personal como en lo profesional. Creo que de las mejores en su sector como demuestra que lleven 25 años en el negocio de la depuración. La mala suerte de que te toque un mal compañero no quisiera que se tomara en cuenta ante una eventual lectura de este blog por alguien (que todavía ocurre) que venga buscando la empresa por buscadores varios. No he puesto el nombre ahora pero antes si que estaba puesto y todavía sigue referenciandose. Y digo esto ya que mis problemas en todo caso fueron con mi compañero, no con la empresa, que en todo momento se comportaron de forma lógica y correcta. También digo esto sabiendo que nadie lo va a leer, pero necesitando decirlo para contar fielmente lo que creo es la verdad o en todo caso mi verdad.
 
Y ahora vivo feliz y eso que no como perdíz. Con esto cierro una etapa de mi vida, ya que si bien mi pareja, familiares y amigos conocen la historia sentía la necesidad de contarla en un medio donde potencialmente pudieran conocerla millones de personas. Y como el tipejo este decía: "La película no se acaba hasta que no pone FIN".
 
Pues eso, FIN.
 
 
2008
01.22
…Esa noche después de cenar mi cena de todas las noches a partir de ese día, un bocadillo, lo vomite del asco, el nerviosismo y la impotencia de ver que me había metido en un berenjenal del que no sabía como saldría.
 
En los días siguientes yo me dediqué a observar que era lo que iba ocurriendo. Quién era el tío este con el que me había tocado vivir y que era lo que diferenciaba su trabajo del mío para que mi jefe, me hubiese dicho eso de que las obras de Albacete no van nada bien y sin embargo la de Mogente va de maravilla y viento en popa y que por tanto me pegase a la rueda de este personaje e intentase aprender todo lo que pudiera de él. Lo primero que aprendí es que si dices que estás muy enfermo y que no puedes con tu vida, que estás hundido en la miseria y poco más y a eso le añades dormir doce horas al día, hablar con tus jefes comiendoles la cabeza unas dos o tres horas diarias y teniendo a un chavalín inexperto y acojonado con la amenaza de despido que trabaja y hace todo lo que le digas y saca adelante el trabajo que se supone tú habías hecho y que además, se supone que era por ese trabajo por el que dicen que tus obras van de maravilla, pues tu vida comienza a mejorar y a ver la luz. Y esto es lo que le pasaba al tío este. Cada día que pasaba la escusa de estar enfermo era menos cierta, pero no por ello desistió de sus "buenas costumbres" de dormir doce horas, no darle palo al agua y tirarse horas hablando con los jefes. Más tarde adquiriría otras costumbres distintas como la del J&B con cola sin cafeína y los ducados aliñados con hierba.
 
Las primeras decisiones que tomé eran que yo no era la chacha de nadie y aunque durante todo el tiempo que duré viviendo allí insistió en que yo le hiciera la cena y algo distinto de bocadillos, más de una noche le dejé sin cenar y si hice algo, sólo fueron bocadillos. No fregué o limpié nada de esa casa llena de inmundicia más allá de lo justo y básico para poder ducharme con el asco justo. Después de ver que por eso no iba a tragar contrató una asistenta, si llego a coger el cepillo le hubiese tenido que limpiar la casa y hacerle la comida incluso.
 
Varias semanas allí, a la vista que lo único que se hacía eran sus obras y las mías ni se tocaban y un poco hasta los huevos de mi insistencia (que cada dos por tres le decía que qué pasaba con mis obras, que cuando empezabamos a hacer algo) me hizo hablar con mi jefe para de nuevo llevarme otra ostia en la cara, la de que mi jefe me diga que lo que ese tío hiciese estaba bien y que no me preocupase que no tenía responsabilidad ninguna. Rompí a llorar, por el agobio, por la vergüenza y por que me di cuenta que no había forma de luchar contra la situación, que este tío les había comido bien la cabeza y hasta ahí se podía hacer. Ahora tocaba resistir, tirar para delante, hacer de tripas corazón y esperar que detrás de esa nube de humo que era el tipo este realmente hubiese algo sólido que sirviera de algo y que valiese la pena aprender.
 
La cosa no pintaba nada bien.
 
 
 
2008
01.10

MAMM La Historia Jamás Contada (I)

 

Todo comienza donde algo acaba.

 

Y esto comienza donde se acabó mi aventura murciana. En plena vorágine de mirar casas, decidir sobre el mejor precio del metro cuadrado tanto en la provincia de Alicante como en la de Murcia, mi novia y yo decidimos que era en Albatera donde nos íbamos a ir a vivir a la casa que “generosamente” nos alquilaba un banco por 35 años.

 

Y esa es quizás una de las razones, además de descuido, el trabajar en casa que no te infringe normas y una serie de problemas personales, que hizo que no le diese todo mi amor a mi trabajo. La otra es un personaje que hundido hasta el cuello en su propia miseria que entró a trabajar en la misma empresa que yo. Este tipo, a sabiendas de que él por si mismo no iba a ser capaz de sacar adelante nada presionó a mi jefe, que por otra parte estaba encantadísimo de tenerle entre su personal, para que me fuese a Valencia a vivir en su casa para hacer el trabajo junto a él.

 

Cierto es que mi experiencia en el trabajo encomendado era nula y que quizás no supe hacer lo que debía hacer como era debido, pero también es cierto que nadie me indicó como hacerlo, o sus indicaciones fueron vagas, y también es cierto que yo de ello ya advertí al contratarme. El caso es que me encontré de repente con la soga al cuello, una amenaza de despido por incompetencia, una hipoteca en ciernes y una casa por amueblar que me obligaba a no perder mi empleo. Le di una patada a todo y me fui a Valencia dispuesto a aprender al lado de mi compañero y a sacar las obras de Albacete adelante y a darle en la cara a todos los que pensaron que no servía para nada.

 

El primer día que llego allí me encuentro un señor totalmente desaliñado, (casi diría que rozaba la indigencia que nada tenía que ver con el señor normal que había visto en un par de ocasiones anteriores) en una casa con un claro principio de insalubridad donde había vajilla de varias semanas en la pileta y las bolas de pelo de perro que campaban como berzas en películas del oeste. Esa noche después de cenar mi cena de todas las noches a partir de ese día, un bocadillo, lo vomite del asco, el nerviosismo y la impotencia de ver que me había metido en un berenjenal del que no sabía como saldría.

 

To be continue…

2008
01.03
 
De acuerdo, hace mucho tiempo que no posteo nada por aquí así que he decidido probar que tal va el tema. Si sigue funcionando correctamente o si continuo teniendo activada la cuenta esta de los Spaces.
 
Correcto, parece que funciona. Desde mayo de 2007 que no escribo nada, porque mi vida dio un giro radical y aparte de no tener tiempo no tenía ganas. Pero como suele ocurrir cuando cambiamos de año, me he llenado de nueva esperanza y ánimos renovados y quiero continuar con lo que he dejado atrás y empezar cosas nuevas.
 
Comienza una nueva época en el blog de Miguel Ángel Maciá y lo primero será contar en cómodos fascículos que ha acontecido en mi vida desde mayo hasta la actualidad.
 
Stay tunned for more rock’n’roll.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies