2006
07.20
Lo mejor del trabajo es cuando te reconocen el esfuerzo. Lo mejor de hacer ejercicio es la recompensa que te proporciona esos gramos de menos en la báscula. Lo mejor de mi vida te lo has llevado tú, que cantaba Julio Iglesias.
 
Lo mejor de todo es la recompensa, es el premio. Si te matas a trabajar (nota mental: "jodida la expresión, habrá que analizarla algún día") pero tu jefe no te reconoce el esfuerzo lo más lógico es que en un mes decidas mandarlo a la mierda y pases de hacer tu trabajo eficientemente y simplemente lo harás, ni mejor ni peor.
 
Esa decepción hace que seas capaz de pedirle trabajo al jefe del colega que tienes al lado y que te ha dicho que a ver si le da más trabajo esa empresa porque está muy bien. Y al que ha dicho eso, es decir, a mi, se le queda cara de tonto y piensa en morderse la lengua la próxima vez que se le ocurra decir de un trabajo o empresa algo distinto de una crítica.
 
Otra versión de las consecuencias de la decepción es que despues de una bronca injustificada donde se pone en duda tu profesionalidad y tu valía decidas que esta tarde pasas de atender la obra de la cual eres jefe de obra y a las preguntas del vigilante de la dirección de obra (que soy yo) respondas con estufidos, frases irónicas y acabes la conversación con un "mira tío, me da igual" dandote la vuelta y dejando al otro (que otra vez soy yo) con cara de tonto y hablandole al aire.
 
Menos mal que al despedirme de mi jefe, el jefe guay de los dos que tengo, a alabado mi trabajo. Y menos mal que a eso le puedo añadir que nada más verme ha preguntado: "¿Has adelgazado?", que quizás sea tonto pero llevo tres dias haciendo deporte y que te digan eso… RECOMPENSA!
 
 
2006
07.08

Payo, Me Cago En El Mes De Mayo

El dinero en los bolsillos, esas moneditas que te sobran de cambio y te las echas sin pensar en el bolsillo porque en ese momento abrir la cartera o monedero te parece una perdida de tiempo, esas moneditas tienen vida propia. Aunque no lo creamos las hemos ofendido relegándolas a las más cruel de las torturas, compartir camino con las llaves. Tintineando juntas durante todo el camino, haciendo una marcha musical al compás de tu caminar. Tristes y perdidas, rebotando entre ellas y entre las llaves, que esas si son unas guarras de cuidado, todo el día entrando y saliendo de ranuras.
 
En ocasiones también puedes encontrar cosas tan raras o inoportunas en unos bolsillos como púas del número 7, parte del trinquete de cierre de un casco, un rotulador permanente con pérdidas leves de tinta y sin compresa, un condón y un largo etcétera que es como el etcétera corto pero más grande.
 
Pero sin duda lo más cachondo que te encuentras en un bolsillo son las notas o papeles que escribes o que te dan y guardas en el bolsillo para leerlo más tarde. Tarde será cuando te acuerdes de ellas después de haberlas echado en la lavadora y vaya por el programa #6 "Aclarado, Suavizado, Apresto". Esas notas en las cuales pone el teléfono de esa persona a la que deberías llamar al día siguiente o información relevante sobre el origen del universo o aquella que en la que te apuntaste de manera rápida la fórmula secreta de la coca-cola en esa visita a las destilerias cruzcampo (evidentemente la apuntaste después de la cata de 20 sabores distintos de cerveza). Ese sentimiento que te invade, esa opresión en el pecho, esa ira repentina e iracunda que te hace sacar el puño y gritar: "¡A Dios Pongo Por Testigo Que A Final De Mes Me Compro Una PDA! … Sumergible…"
 
Y el Papa Ratzinger en Valencia. Sinceramente yo no te espero macho, si quieres venir ven. Pero como yo no te he invitado si vienes traete tu propia agua, o la compras, pasa el jodido calor que vamos a pasar todos este fin de semana y si quieres darte una vuelta por Valencia pilla un taxi o mejor el metro, línea 1 por favor. Yo paso de pagarte esta ronda, que ha salido de mi IRPF.
2006
07.01

Sí, Quiero… Gastarme Una Fortuna…

Bodas. Ese invento del demonio.
 
A Dios pongo por testigo que jamás me casaré. Ayer estube en una boda y volví a confirmar lo que siempre confirmo en cada una de las bodas convencionales a las que voy. ¿Es necesario todo eso para irse a vivir juntos un par de personas que desean hacerlo?
 
Empecemos por la boda religiosa. Entiendo que este punto es discutible según las creencias de cada uno pero es que en el 90% de las bodas cristianas a los contrayentes se la suda la religión. Y no veas la gracia que te hace gastarte 1500€ de nada por ir de blanco inmaculado y de princesita en un acto que sólo es una vez en tu vida, frase que es a la vez excusa y tormento de las novias; excusa por aquello del voy a tirar la casa por la ventana que sólo se casa uno una vez, aunque con el divorcio expres y las nulidades matrimoniales de la iglesia cada vez es menos cierto y tormento por la clavada que te meten y encima no lo puedes volver a lucir en otra fiesta y almenos amortizarlo. Es un paso más de todos los que se dan por el tan sufrido "Que dirán". Y encima es una pasta para la iglesia, que será sacramento obligatorio o lo que quieran pero cobrar cobran hasta por santigüarse.
 
Fotos del enlace y de los novios en parques, jardines y plazas del pueblo. Otro desembolso más de dinero por no tener que explicar tus razones o simplemente responder a la pregunta "¿No Tenéis Fotos?". Otro caso más del "qué dirán" famoso. Encima cada vez son más cutres y a la vez más originales para que no sea siempre lo mismo y justificar los 300€ mínimo que te clava el fotografo y el del reportaje en video de los novios.
 
Banquete nupcial. Este es otro punto discutible ya que si bien es cierto que es un día feliz o importante en tu vida también es cierto que deseas celbrarlo por todo lo alto con tus amigos y tus familiares más queridos. Ese es el punto en cuestión. Por muy extrovertido y mucho don de gentes que tengas, 300 invitados son demasiados para entrar dentro de la calificación de amigos o familiares más queridos. Si bien es cierto que el banquete normalmente se paga sólo ya que los invitados no regalan objetos si no que dan dinero y este suele ser mucho más de lo que vale el menú, el problema está normalmente en este punto en ser invitado, ya que es un gasto en regalo, un gasto en ropa y un gasto después en dietas para quitarte esos kilos aparte de la desidia con la que vas invitado a la boda del compañero de trabajo que no te quiso cambiar las vacaciones el año pasado o que le dijo al jefe quién fue el de las fotos fotocopiadas del trasero de su señora.
 
Y quedan más temas por tratar como el viaje de novios o luna de miel, las listas de bodas, el ramo de la novia, etc. pero me he cansado de escribir.
 
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies